Astrónomos de la Universidad Estatal de San Francisco (EE UU) y otras instituciones internacionales han descubierto un planeta rocoso del tamaño de la Tierra que se sitúa en la zona habitable de su estrella, por lo que podría tener agua líquida, según publican esta semana en la revista Science.

El quehacer científico forma parte de lo que entendemos por cultura. Sin embargo, todavía son muchos los que se preguntan sobre la relación que existe entre ambos conceptos. La respuesta puede ser muy sencilla o muy compleja, pero si algo está claro es que en nuestra sociedad del conocimiento no hay cultura sin ciencia.

Cuando en 2012 la escritora Louise Erdrich obtuvo el premio nacional de literatura de EE UU por su novela The Round House, no sabía que su obra estaba contribuyendo a incrementar la empatía de sus seguidores. Este y otros títulos novelísticos han servido a dos investigadores estadounidenses para concluir que las lecturas de este género ayudan a las personas a identificar mejor las emociones ajenas.

La mayoría de tumores presentan inestabilidad genómica debida a ganancias y pérdidas de genes, rotura de cromosomas, mutaciones, etc. A pesar de que estas alteraciones son necesariamente letales para las células normales, no lo son para las cancerosas, que olvidan las propiedades del tejido del que se originaron. Como el personaje creado por Scott Fitzgerald, que en lugar de envejecer, rejuvenece a costa de perder la memoria.

Apaches completa la monumental trilogía de Oakley Hall sobre el Oeste americano, después de las novelas ya traducidas al español Warlock y Bad Lands (Galaxia Gutenberg, 2009 y 2011).

La Historia compendiada de las Cuatro Órdenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa (publicada originalmente en 1862) constituye una buena muestra del debate ideológico y sentimental desatado en la España de mediados del siglo XIX.

 
El 30 de abril se estrena en cines DIVERGENTE, un thriller de acción basado en el best-seller de Veronica Roth, nº1 en la lista del New York Times.

Todos los grandes temas tienen más de una versión. Cuando algo es verdaderamente bueno, sale a flote una pulsión humana, intrínseca y natural, que nos obliga a asimilarlo dentro de nosotros para producir nuestra propia versión de ello. 

Aunque no lo creamos, se han hecho, y se hacen, muy buenas películas en nuestro país. Lamentablemente, a menudo es más noticia lo malo que lo bueno. Y destaca más un golfo que treinta hombres honrados.

Sergio L. Palacios es uno de esos extraños personajes que no sacia su vocación docente con el limitado y convencional sistema educativo que le ha tocado practicar. Profesor de física en la Universidad de Oviedo, y gran amante de la ciencia ficción, esta rara avis de la pedagogía dedica gran parte de su tiempo a la divulgación científica: un método de enseñanza innovador basado en la participación del alumno, una materia optativa de enorme atractivo para los chicos (Física en la Ciencia Ficción), un blog con el mismo nombre y tres libros editados (La Guerra de los Mundos: El cine de ciencia-ficción contra las leyes de la física, Einstein versus Predator y Las hazañas de los superhéroes y la física).

Juan Meléndez Sánchez (Ávila, 1964), autor del libro De Tales a Newton: ciencia para personas inteligentes, es profesor de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), donde combina sus investigaciones en el Laboratorio de Sensores, Teledetección e Imagen en el Infrarrojo con la docencia en el departamento de Física y la divulgación científica. Lleva más de una década impartiendo cursos sobre historia y filosofía de la ciencia, ha publicado un libro con el objetivo de entender el mundo en que vivimos y continúa su obra en un blog.

Las humanidades han estado, están y estarán ahí. ¿Por qué? Porque nos proporcionan nuestra individualidad, y cuando hablo de individualidad, no hablo de identidad, una palabra demasiado usada, para mi gusto, en estos tiempos. De hecho, por eso los estudios de humanidades son tan peligrosos para quienes se preocupan de la identidad de la masa y no de la del individuo.

Aunque notorio en España, el actor argentino recientemente fallecido sólo en su país de origen conoció el ser una suerte de gran figura nacional, un cargo único como el de presidente de la República o el capitán de la selección de fútbol. La Argentina tiene una cultura proclive a los personajes de estatura mítica y carácter exclusivo pero el caso de Alcón es sensiblemente distinto porque parte de un severo escrutinio que dominó su carrera y se convirtió en la base de su popularidad.

En otoño de 1956 un avión que cubría el recorrido entre dos ciudades europeas aterrizó inesperadamente en Malta. Mientras los viajeros esperaban en una sala del aeropuerto a que se reparara la aparente avería, unos hombres buscaban en el portaequipajes del avión una maleta que contenía un grueso manuscrito.

Hace unos días, en el viaje de regreso a Madrid con Dany Campos, Fiona y Joaquín tras una clase en la Asociación de Guionistas de Murcia, Joaquín me comentaba las semejanzas entre cine y cómic y se preguntaba si Orson Welles habría sido influido por las historietas.

El periodista Alan Weisman se pregunta en su último libro si tenemos futuro en la Tierra. Ha viajado durante dos años por 21 países entrevistándose con gente cotidiana y expertos –desde ecólogos a religiosos– para saber cómo viven y qué piensan estas personas. En su periplo, Weisman se ha encontrado con múltiples alternativas a problemas como la superpoblación o la producción de alimentos. Así se inicia La cuenta atrás. 

Resulta imposible leer esta entrega de las aventuras del Capitán América sin que nos venga a la cabeza la figura de Jack Kirby, co-creador de este personaje y de gran parte del primigenio panteón Marvel. De hecho, la sombra de Kirby planea sobre bastantes páginas del presente volumen.

Ha muerto Gabriel Garcia Márquez, un hombre singular en su inteligencia, su memoria, su capacidad de observación y su facilidad para hacernos amar nuestro propio idioma.

Cualquier superproducción épica con una antigua civilización como telón de fondo supone un reclamo. Si además su publicidad presagia una prominente experiencia 3D, resulta doblemente atractiva, y si contiene una catástrofe natural de las características de Pompeya, con tsunami incluido, pensamos automáticamente en un éxito de taquilla. Sumemos a esto romance y venganza, y tendremos como resultado una película que contiene de todo: de todo menos alma.

Hace ya 10 años que la editorial Hard Case Crime, fundada por Charles Ardai y Max Phillips, dedica sus esfuerzos a un objetivo tan loable como lanzar al mercado novelas de género negro, con especial hincapié en la variante hardboiled.